23.8.15

192.

Durante estos últimos años mi calendario ha seguido un ritmo un tanto distinto al de los demás. Los meses que para algunos son sinónimo de tranquilidad y desconexión, son  todo lo contrario para mí. Tampoco es que me moleste demasiado esta nueva situación - sobre todo cuando disfruto tanto con la tarea que tengo entre manos. Así pues, hoy no os traigo  fotos de ningún viaje fantástico, pero sí de los diferentes 'paisajes' de los que he disfrutado durante los meses de julio y agosto en mi taller. Son imágenes de las fases por las que pasan las piezas durante el proceso de creación - del antes y el después - cuando todavía están frescas y el resultado final, tras haber pasado dos veces por el horno.

 *

Como habéis podido ver, se trata de una vajilla con un toque informal que me encargaron para regalar a una pareja de recién casados. Las ensaladeras van acompañadas de dos preciosas cucharas de madera de olivo realizadas de manera artesanal en el taller de Armaior. ¡Espero que os guste!








26.7.15

191.

A principios de este año me fui de viaje a Estocolmo. Recuerdo que el primer día, al poco de llegar, Marta nos llevó a uno de sus rincones favoritos para poder ver la ciudad desde un lugar elevado. Desde un mirador que abarcaba casi 360º de panorámica, mi vista paseó por la línea del horizonte de esa ciudad nevada que me cautivó a partir de ese instante. Poco podía saber yo entonces que, meses después, mi cerámica viajaría de nuevo a esa ciudad...


Todavía no os había comentado que desde hace relativamente poco he pasado a formar parte de una selección de artesanos que se agrupan bajo la marca de Artesanía de Galicia. Me ha costado mucho decidirme a dar este paso (llevaba meditándolo un año, ¡ni más ni menos!), no por falta de ganas, sino por el sentido de responsabilidad y compromiso que esta decisión conlleva para mí.  Esta Fundación lleva a cabo - entre otras cosas - iniciativas de innovación, promoción y difusión de los oficios artesanales realizados en nuestra tierra. 


Lo cierto es que estoy muy ilusionada y nerviosa a partes iguales pues el mes que viene es mi puesta de largo como recién llegada a esta pequeña gran familia. Una de mis piezas ha sido seleccionada para participar en FORMEX, la prestigiosa feria de diseño de interiores escandinava que se celebra del 19 al 22 de agosto en Estocolmo. 



Aparentemente, estos cuencos son iguales a los que ya conocéis y tenéis algunos de vosotr@s, pero he realizado algunos cambios que hacen que ésta sea una versión mejorada de los que venía haciendo hasta el momento. La diferencia más importante, y de la que estoy más satisfecha, es un cambio de material. Los nuevos cuencos están realizados en porcelana y son, por tanto, más blancos y delicados en apariencia pero, a la vez, son más resistentes pues van cocidos a una temperatura superior (1250º). Son muy ligeros, casi translúcidos, y los colores son más puros... No lo puedo negar, ¡me gustan!, y espero que también capten la atención de alguno de los visitantes especializados que se acerquen al stand de la Fundación Centro Galego da Artesanía e do Deseño. En esta ocasión yo no viajaré a Estocolmo, pero mis cuencos sí están preparados para la aventura!









12.7.15

190.

Quizá lo esencial sea vivir en el presente, siguiendo esta corriente que nos envuelve, pero sin perder nunca de vista la tradición. Porque, a veces, mirar hacia atrás es también mirar hacia adelante.


Todas las imágenes son de mi visita el pasado fin de semana a la feria 'Corazón da Artesanía' (Os Pendellos de Agolada, Pontevedra). A pesar de que no son tiempos fáciles para este tipo de oficios, la artesanía de Galicia está muy viva y se respiran muchas ganas de regeneración. Esta breve entrada es mi humilde homenaje a todas aquellas personas que apuestan por trabajar, a día de hoy, con sus manos creando algo único y especial, lleno de valor. Me siento orgullosa de formar parte de alguna forma de esta nueva corriente de artesanos.

24.6.15

189.

Recuerdo ese olor tan especial en casa de mis padres, cada 24 de junio, por la mañana. Malva, hierba luisa, romero, helecho, hierba de San Juan, hinojo, ginesta... y agua. Como con otros recuerdos de mi infancia, hay un instante exacto que se ha quedado atrapado en mi mente. Soy pequeña, me acabo de levantar y estoy en el baño con mi madre. Me coge en brazos y me sumerge en la bañera que ella misma había llenado la noche anterior con agua, flores y hierbas, siguiendo una tradición que arrastra desde que ella era también una niña. El olor inunda mis sentidos y los pétalos y hojas se pegan a mi cuerpo. Apenas ha transcurrido un minuto y ya estoy fuera, envuelta en una toalla azul, recibiendo las caricias enérgicas de mi madre, que me seca la piel. Esa piel que, ahora, huele a flores.


_______________

* Hoy, 24 de junio, he querido reinterpretar ese recuerdo.


11.6.15

188.


Coger aire. 
Sumergirse hasta no poder aguantar más la respiración. 
Sólo entonces, salir a flote.
O, lo que es lo mismo, vivir.




/ / /

Hace un par de años realicé una obra muy similar a esta pero, en su momento, no me convenció el resultado ya que no transmitía lo que yo visualizaba en mi mente. El otro día decidí retomar la idea y repetirla, llevando a la práctica lo que he aprendido desde entonces. La imagen que acabas de ver es el resultado.

7.6.15

187.

Hay palabras tan enraizadas en mi interior que a veces no me doy cuenta de que las estoy pronunciando en gallego. La mayoría son términos afectivos, otras están relacionadas con estados de ánimo y, una gran parte, tiene que ver con las tradiciones, las costumbres, la tierra... Así que permitidme que hoy mezcle un poco ambos idiomas para contaros un proyecto muy especial que comenzó hace un par de meses.

© Tino Barreiro
Si hay algo que me conquista son las mentes inquietas, creativas, que siempre quieren ir un paso más allá. Mentes que sueñan e imaginan, por ejemplo, un bosque lleno de vida... Tino es este tipo de personas. Cuando se puso en contacto conmigo, me contó que estaba buscando ceramistas gallegos/as porque se le había ocurrido la idea de utilizar piezas cerámicas - que tuviesen 'algo' especial - para montar los escaparates de la temporada Primavera/Verano en las zapaterías que pertenecen a su familia. Sin embargo, la intención no era que sirviesen como meros objetos decorativos sino que su idea iba mucho más allá. Estas piezas servirían de soporte para plantar en su interior landras* de carballo**. Su sueño era que éstas brotasen poco a poco en el escaparate, durante la primavera, para luego poder trasplantarlas en los montes de Vinseiro y que, con los años, sirviesen de sombra para los demás. Había imaginado un escaparate que durase muchas primaveras. Cuando me contó su idea, me conquistó. Pero, creedme, ver el resultado en directo es todavía más emocionante...


Si sois de Santiago u os coincide estar por la ciudad, todavía disponéis de algunos días para ver en directo esta colaboración. La zapatería Moksín está ubicada en la C/ Montero Ríos, 29 (Santiago de Compostela). Pero, tanto a Tino como a mí nos gustaría que el mayor número de gente posible disfrutase de este proyecto, así que me alegra mucho anunciaros que una pequeña muestra/exposición viajará los próximos días 12, 13 y 14 de junio a los Jardines de Méndez Núñez (A Coruña) coincidiendo con mi participación en la tercera edición de Citinart (+ info aquí). De verdad, si tenéis un rato acercáos, porque creo que os gustará! Si no, ved este vídeo a modo de adelanto!!




____

* landra = bellota
** carballo = roble

31.5.15

186.

La mayoría de las imágenes que os enseño hoy las he tomado esta misma mañana y, aunque la intención de la sesión de fotos era mostraros con detalle la ensaladera que he hecho en colaboración con Caterina, mientras hacía la selección me he dado cuenta de varias cosas...

Por un lado, viendo esta pieza 'en acción', estoy muy contenta con el resultado. He utilizado gres: un material nuevo para mí, de aspecto rústico, muy resistente y también un esmalte mate. Se podría decir que son piezas únicas pues cada una está realizada a mano, en el torno, por lo que no hay dos iguales. En su acabado no sólo ha influido mi mano, sino también el lugar del horno en el que han sido cocidas, adquiriendo así distintas tonalidades. Me alegro mucho de que Caterina me tentase hace meses con la idea de crear algo juntas; a pesar de la distancia que nos separa, he sentido que las dos hemos estado muy volcadas en todo el proceso desde el principio y creo que eso se nota en el producto final. La ensaladera irá muy bien acompañada de una cuchara de madera de boj, tallada artesanalmente en Cataluña. *Podéis ver imágenes de todo el proceso en este enlace (aquí)*

Cuando pensaba en la presentación de esta pieza, siempre me la imaginaba en un escenario especial y, por supuesto, ¡con una ensalada sabrosa dentro! Tras darle muchas vueltas, se me ocurrió proponerle a uno de los restaurantes con más encanto de Coruña la idea de trasladar la sesión de fotos a su local. No tenía nada que perder así que les escribí... Desde el primer momento Ana y Pablo, los dueños del Valentín, me abrieron las puertas de su espacio sin dudarlo, poniendo todo de su parte y, la verdad, no sé cómo agradecérselo.


Hoy me he emocionado al ver cómo se involucraban en cada detalle desde los camareros, Rebe y Fran, hasta el equipo de cocina al completo quienes han preparado, con todo el mimo del mundo, unos platos exquisitos. La mesa lucía espectacular, si no juzgad vosotros mismos:


Por último, pero no por ello menos importante, también tengo que darle las gracias a mi amiga Sandra por haberse dejado liar para esta sesión de fotos y por confiar tanto en mí desde el principio. Yo no soy fotógrafa profesional, pero con personas como ella ¡¡todo se vuelve muuucho más fácil!! 






Con todo esto, la conclusión a la que he llegado es que mi pequeño proyecto se transforma en algo grande en días como el de hoy. Cuando el resultado es la suma de todas estas personas, cuando se vuelve humano, todo tiene sentido... Es comparable a la sensación de sentarse a la mesa, en buena compañía, mientras disfrutas de una comida que se alarga toda la tarde, charlando.

Si estas imágenes os han abierto el apetito y os apetece formar parte de alguna manera de este pequeño-gran proyecto, permaneced atent@s porque el martes día 2 de junio, una serie muy limitada de ensaladeras estará a la venta en la tienda online de Caterina Pérez (aquí). ¡GRACIAS!