19.10.14

160.


Me gusta mucho la idea de que mis cuencos tomen vida en vuestras manos. Es como si yo, después de haberles dado forma con las mías, os pasase a vosotros el testigo. A partir de entonces toman un nuevo camino ya que sois vosotros los que los reinterpretáis. ¡Realmente ésto me fascina!

Así, partiendo de un diseño que ya es habitual en mi colección, Nuria se puso en contacto conmigo para hacerme un encargo grande e importante. A ella le gustaban mis cuencos medianos y me preguntaba si podría adaptar la decoración a su gusto y pintarlos con una sencilla serie de flores amarillas. Quería estos cuencos para un uso muy específico: iban a ser el regalo para los invitados el día de su boda. Pero -y ahora viene lo fantástico- junto con los cuencos, su idea era repartir semillas para que sus nuevos dueños las sembrasen y utilizar de esta manera el cuenco como pequeña maceta. Por supuesto, ¡acepté el encargo!

A principios de verano me puse manos a la obra y éste ha sido el resultado:

Poco antes de la fecha de la boda a Nuria se le ocurrió adaptar otra de mis piezas y al pedido se sumaron estos platitos diminutos con forma de gota de lluvia, que son muy útiles para tener siempre a mano nuestros pendientes y anillos preferidos.



Como habéis visto en las fotos, la boda se celebró ayer. Espero que Nuria y Toni hayan disfrutado al máximo de su día. A mí sólo me queda darles las gracias a ellos por haber confiado en mí. ¡Un abrazo!

12.10.14

159.

El otro día os comentaba (aquí) que entre mis fotos siempre suele haber una gran selección de imágenes de ventanas. Tal y como os decía, me entretiene mucho imaginar qué sucederá al otro lado del cristal y, por lo que pude comprobar, ¡a vosotros también!

Del mismo modo, siempre me sorprendo a mi misma retratando escenas que se podrían denominar bodegones, y que a mí me gusta ver como pequeñas pinceladas cotidianas. Un vaso, unas flores, una cámara, un par de platos que me invitan a pensar que hace apenas un instante dos personas estuvieron compartiendo mesa y conversación. Se le suele llamar también 'naturaleza muerta' sin embargo a mí siempre me han parecido pequeñas cápsulas de vida...

Y vosotros, ¿también os paráis a observar estas pequeñas escenas?

7.10.14

158.

He reabierto la tienda online con algunos de mis cuencos más recientes en varios colores. Podéis encontrarlos en el siguiente enlace: http://veronicamoar.bigcartel.com/ ¡Gracias!


5.10.14

157.

Abrir las puertas de mi taller es casi como abrir las puertas de mi casa...

 
Ha transcurrido ya un año desde que me instalé de manera oficial en mi estudio. Recuerdo muy bien esa inauguración en petit comité en septiembre del año pasado, rodeada de amigos y familia. Desde entonces he pasado bastantes horas entre esas cuatro paredes, casi siempre sola pues, cuando me concentro, no estoy para nadie. Es una soledad elegida de la que disfruto enormemente; pensando en mis cosas, diseñando mentalmente nuevos proyectos, llevando a la práctica ideas pero, sobre todo, trabajando. En definitiva, regalándome ese tiempo para mí.

Sin embargo, hay algo que lleva rondándome la cabeza varios meses. Si me seguís desde hace tiempo, sabréis que hasta hace un año yo impartía talleres de estampación cerámica con cierta frecuencia. En el 2012 me estrené en Santiago de la mano de mi querida Alba de Quenlla Scq y a ese primer taller le siguieron varios en Vigo, Coruña e incluso Madrid! Pero, poco a poco, tuve que ir reduciendo esta actividad para poder centrarme en mi producción personal y en mi propia marca de cerámica. Además, este taller tenía unas características un tanto 'aparatosas' ya que después de cada curso yo me llevaba las piezas de los alumnos para poder cocerlas en mi horno y tenía que andar con ellas de un lado para otro. En fin, un pequeño caos :) Por este motivo decidí frenar un poco y, lamentablemente, empezar a decir que no a las propuestas que me han ido llegando este último año desde diversas ciudades.

Pero, de vez en cuando, lo echo de menos. Por mucho que disfrute de mi tiempo a solas en mi estudio, he pensado que al fin dispongo del entorno perfecto para retomar esta actividad de manera esporádica. Así pues, he decidido abrir las puertas de mi taller el próximo 18 de octubre y celebrar de alguna manera el primer aniversario de este espacio, que es como mi casa. Y me apetece estar acompañada.

Por eso, si te quedaste con ganas de acudir a alguno de mis talleres o me acabas de conocer y te apetece hacer algo diferente, ¡quizá sea éste el momento! Durante la mañana del sábado, en horario de 10 a 13:30, os enseñaré un poco de teoría y la técnica para decorar un par de piezas de porcelana que luego pasarán por el horno de cerámica. Todo el material y la cocción están incluídos en el precio (45 €). Las plazas son bastante limitadas porque, aunque estoy deseando abriros las puertas de mi taller, el espacio es el que es ^_^

Si estáis interesad@s en recibir más información o realizar la reserva, podéis enviarme un mail a la siguiente dirección: hello.veromoar@gmail.com. El plazo de inscripción finaliza el lunes, 13 de octubre.

La mesa ya está puesta, sólo faltáis vosotr@s!

Edito este post para comentaros que ha habido un cambio en la fecha del taller. En lugar del sábado 18 se realizará el siguiente sábado, 25 de octubre!
























28.9.14

156.

Es la tercera vez que nos reunimos pero en el aire sigue flotando la emoción, la inocencia y los nervios de la primera vez...



El día 1 de octubre Caterina Pérez reabre su tienda online y, para presentar su nueva colección, ha decidido contar de nuevo con Mònica Bedmar y conmigo para la sesión de fotos. Pero ahora también se ha unido Antía, una pieza indispensable desde la pasada sesión que realizamos en Berlín. (podéis leer la crónica aquí)

Cuando trato de recordar detenidamente cómo conocí a Caterina, Mö y Antía, me doy cuenta de que el azar ha tenido mucho que ver. Ya lo decía Julio Cortázar: "El azar hace muy bien las cosas. Mucho mejor que la lógica". Y, en este caso, así ha sido. Sin que ninguna de las cuatro nos lo propusiéramos, ya estábamos conectadas entre nosotras mucho antes de aquella primera sesión en el invernadero (aquí). Y yo me alegro, infinito.

El fin de semana pasado estuvo cargado de grandes momentos de complicidad; desde la elección del vestuario en mi salón la noche anterior haciendo un montón de combinaciones con nuestra propia ropa hasta encontrar justo la adecuada para cada bolso o mochila, pasando por ese desayuno con café, tostadas y mermelada de fresa casera (gracias mamá, fue un éxito), hasta llegar a la ubicación elegida para la sesión, momento en el que la magia empezó a ser narrada a través de los ojos de Mònica y la mirada atenta de Caterina y Antía. Allí, entre risas, conversaciones, silencios en los que sólo se escuchaba el río y meriendas sentadas sobre una manta en la hierba, iban pasando las horas...


Por cosas de la vida, las cuatro vivimos separadas, cada una en su ciudad. Supongo que por ello valoro el doble estos instantes de felicidad compartida. Siempre con la vista puesta en la próxima ocasión en la que volvamos a coincidir. (Para entonces seremos cinco si contamos con la pequeña Alma que en esta sesión todavía estaba en la barriga de Mö ^_^)
























Estad muy atentos porque a lo largo de estos días imagino que Caterina irá avanzando imágenes de su nueva colección y os puedo asegurar que es una auténtica maravilla.

14.9.14

155.

Me apetece mostraros una pincelada de lo que me traigo entre manos estos días. Llevo una semanita en el taller centrada en crear una pequeña 'tormenta'. Es un encargo que tiene que estar listo en los próximos días así que estos platitos con forma de gota entrarán mañana en el horno.

No sé... tengo la sensación de que todo va a salir bien pues hace un momento, en las noticias, han dicho que se esperan lluvias durante la semana ^_^

 
La verdad, es que si me paro a pensarlo, la lluvia siempre ha estado muy presente en mis piezas, ¿verdad? Se ha colado en mis tazas, en mis cuencos laneros y ahora en estos platitos. Realmente no puedo negar que soy gallega!!

7.9.14

154.


"En otras palabras, el arte es inútil, al menos comparado con, digamos, el trabajo de un fontanero, un médico o un maquinista. Pero ¿qué tiene de malo la inutilidad? ¿Acaso la falta de sentido práctico supone que los libros, los cuadros y los cuartetos de cuerda son una pura y simple pérdida de tiempo? Muchos lo creen. Pero yo sostengo que el valor del arte reside en su misma inutilidad; que la creación de una obra de arte es lo que nos distingue de las demás criaturas que pueblan este planeta, y lo que nos define, en lo esencial, como seres humanos. Hacer algo por puro placer, por la gracia de hacerlo. Piénsese en el esfuerzo que supone, en las largas horas de práctica y disciplina que se necesitan para ser un consumado pianista o bailarín. Todo ese trabajo y sufrimiento, los sacrificios realizados para lograr algo que es total y absolutamente inútil."

Me ha apetecido recuperar uno de mis textos favoritos, el discurso que pronunció el escritor Paul Auster al recibir el Premio Príncipe de Asturias, para acompañar la imagen de hoy. En ella llevo una bufanda tejida a mano, en un telar, lenta y cuidadosamente, por la diseñadora textil Hermine Van Dijck. Conocí su trabajo hace al menos cinco años y la he seguido desde sus comienzos; he podido ver su evolución, su dedicación... y, hace unas semanas, decidí autoregalarme algo tejido por ella.

Para mí esta bufanda es una pequeña obra de arte: la combinación de colores, su tacto, su cuerpo, todo es armónico. En ningún caso es algo inútil pues, además de protegerme del frío en los próximos meses invernales, estoy segura de que también me calentará el ánimo ya que al observarla no puedo dejar de pensar que hay otras personas que, como yo, creen que es posible una vida más lenta, tejida punto a punto. Así creo que es, también, la cerámica.

***

.:. Si os apetece leer el resto del texto de Auster podéis hacerlo en el siguiente enlace.
.:. Para conocer un poco más el trabajo de Hermine no dejéis de visitar su web y, especialmente, su blog.

31.8.14

153.


Mañana comienza septiembre. Es un mes que me gusta porque marca, de manera subconsciente, el punto de partida de muchos proyectos que han estado temporalmente aparcados durante el verano. Es como un segundo comienzo del año, ¿verdad?

Pero también implica el final de los días largos estivales, esos días en los que parece que todo se va haciendo sobre la marcha, improvisando y dejándose llevar. Días de playa o de campo, de siestas a la sombra, de pies descalzos, de fruta súper sabrosa, de cenas que se alargan, de viajes cortos o largos, y de charlas en las terrazas... El verano es también la época que escogen muchas parejas para celebrar sus bodas y algunas han pensado en mí este año para acompañarles durante ese día especial.

Esta temporada, aparte de los encargos de los regalos para entregar a los invitados que ya os he ido enseñando por el blog, también he realizado bastantes platitos como el que podéis ver en estas fotos. El primero lo hice el año pasado, ¿os acordáis? (click aquí) Sirve para llevar las alianzas de los novios y está realizado en porcelana sin esmaltar. Por supuesto, cada platito va personalizado: la mayoría lleva el nombre de la pareja y la fecha, pero también me han encargado algunos con frases que significan algo especial para los novios... La verdad es que el hecho de que las parejas confíeis en mí para estos detalles es todo un gustazo (¡y una responsabilidad! ^_^) así que sólo espero que el día de vuestras bodas haya estado lleno de momentos felices!



25.8.14

152.

Siempre he sentido una especie de atracción por las ventanas. Me gusta asomarme y ver qué sucede en el exterior pero, sobre todo, me gusta observarlas desde fuera, desde el otro lado del cristal. Para mi es inevitable comenzar a imaginar escenas, vidas, historias... ¿Cómo será la gente que vive tras ellas? Algunas veces son todo un misterio, sin embargo, otras cuentan mucho de las personas que habitan esas casas. Las hay austeras, sencillas, otras alegremente decoradas, las hay que parecen invitarte a pasar, mientras que otras marcan una barrera infranqueable.

He perdido ya la cuenta de las fotos que tengo de ventanas ajenas. Cada vez que visito otras ciudades siempre vuelvo con una imagen más para esta especie de colección que he ido recopilando con los años. Hoy me ha apetecido compartir una miscelánea de las últimas que he captado; entre todas ya tengo alguna favorita, ¿y vosotros?

Berlín
Camariñas
Valencia
Amsterdam
Logroño
Tarragona
A Coruña
Madrid
A Coruña
En algún lugar del pasado...





18.8.14

151.


En el taller se respira calma, silencio y fragilidad. Es una especie de tiempo sostenido, aparentemente inmóvil. Una pátina blanquecina se ha adueñado del entorno: el suelo, la mesa, incluso las paredes están envueltas por un polvo en continua suspensión. Sin embargo, en las estanterías se percibe actividad; hay platos, cuencos y vasos que pocos días antes tomaron forma en mi recién estrenado torno. Son ideas que llevaban tiempo en mi cabeza y que ahora se van materializando. También hay una gran cantidad de cuencos que debo esmaltar y cocer antes de una fecha determinada pues se trata de un encargo grande, para una boda. Poco a poco voy reponiendo mis piezas habituales porque, a pesar de ser agosto, mi cabeza ya está pensando en el caos de las navidades.

Cada vez que dejo el taller para volver a casa me llama la atención esta quietud. Es curioso observar cómo las piezas cerámicas reposan pacientemente sobre las estanterías, aguardando a que yo regrese al día siguiente para continuar con el proceso.