30.7.13

108.

Hace poco estuve en Pontevedra donde asistí durante toda una semana a un curso internacional de cerámica impartido por ceramistas de la talla de Miguel Molet (experto en terras sigillatas) y María Bofill (figura internacionalmente reconocida por su bellísimo trabajo realizado en porcelana).

Reconozco que he vuelto con muchos conocimientos nuevos condensados en un espacio de tiempo tan breve que tendrán que pasar bastantes meses para ir digiriéndolos. No sé cómo se notará todo lo aprendido en las piezas que iré creando a partir de ahora pero sí me reafirmo en la idea de que en cerámica nunca se deja de aprender... y, aunque pienso que durante el proceso creativo es necesario dejarse llevar, es igual de importante sentar ciertas bases, ser muy constante y meticuloso en cada paso.

Como siempre, os dejo unas cuantas imágenes de esos días; un combinado de fotos de la ciudad (preciosa, por cierto) y del taller.



2 comentarios:

  1. Pintaza. El año que viene no pienso faltar. Un bico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuvo muy bien; si es posible yo también repetiré el año que viene ;)

      Bico, guapa!

      Eliminar