22.6.14

146.

Suena el despertador más temprano de lo habitual. Abro un ojo, vacilo, abro el otro. Apenas se cuela la luz entre los pliegues de la cortina - es de noche todavía. El cansancio acumulado de los días pasados me hace dudar. Pereza también quiere intervenir pero decido ignorarla y pongo un pie en el suelo. Entonces veo mi reflejo en el espejo; mis ojos hinchados, mi flequillo alborotado y las marcas de una noche calurosa en mi piel. Mis pupilas se encuentran con las de esa persona que me mira desde el espejo y me susurra: 'Necesitas luz. Ve a por ella.' Es entonces cuando despierto y salgo a buscar los primeros rayos de sol. Y la calma del mar.


Las lágrimas recorren mis mejillas. Demasiadas sensaciones contenidas que buscaban su momento para salir. Son las 7:15. Mi cabeza hace una ligera reverencia y saludo al sol.

***

Gracias Álvaro, una vez más, por tejer los hilos de nuestros sueños y hacernos volar contigo.
Podéis ver más imágenes de este despertar colectivo siguiendo este enlace #despiertafoto o visitando la página de Álvaro Sanz.

5 comentarios:

  1. Al principio creía que hablabas de uno de sus cursos, de las que tantas veces he leído maravillas. Ya veo que no. Y qué propuesta tan maravillosa...

    Hace mucho que no observo el amanecer con calma. Lo veo, sí, mientras voy a trabajar en invierno, pero no lo vivo...

    Un día me atrevo... ;)

    +besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que ha sido renovador. En mi caso pocas veces observo el amanecer y, cuando sí coincide que estoy despierta a esas horas, lo hago desde la comodidad de mi casa, a través de la ventana.

      Álvaro es mucho Álvaro...

      Atrévete ;)

      Un abrazo guapa

      Eliminar
  2. Unas fotos preciosas Vero :) (y como siempre...me trasladas...me encanta como escribes).

    :'( No podré ir al festival inspira pero una compi si va y le he dicho que te salude de mi parte (se llama Esther a ver si hay suerte jijij) mua * *

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué lástima Silvia! Me hubiese encantado coincidir y charlar un buen rato contigo! Pero otra vez será, seguro... Dile a Esther que se identifique, eh! ;)

      Un abrazo y, como siempre, muchas gracias por tu comentario*

      Eliminar
  3. Que fotos tan bonitas Verónica.. Que suerte abrir la ventana y encontrarte ese espectáculo.. Yo desde mi casa lo escucho, pero no lo veo me queda lejos.. pero vamos es todo un espectaculo lo tuyo.. Pero bueno tengo la suerte de ver el amanecer tambien sobre una zona verde bien bonita.. Que pena que no disfrutemso de estas pequeñas cosas mas a menudo.. verdad?

    ResponderEliminar