10.11.14

164.

El frío y la lluvia se han instalado en el día a día. Ha llegado de nuevo esa época del año en la que cada vez anochece más temprano. Por eso la casa, el hogar, adquiere una nueva dimensión. La vida vuelve a desarrollarse de puertas para adentro - especialmente en nuestro tiempo libre - y apetece retomar esas actividades que teníamos un pelín aparcadas.


Para mí también han tenido que pasar todos estos meses para recuperar las ganas de hacer de nuevo los cuencos laneros. A pesar de haber recibido vuestros correos o haber leido vuestros comentarios en facebook preguntándome cuándo los volvería a hacer, he dudado mucho. Digamos que tenía que reconciliarme con ellos. 

Por una parte estaba el tema del material; me apetecía probar otra arcilla y la manera de realizarlos porque quiero ir dejando a un lado los moldes (¡sobre todo ahora que ya tengo torno propio!). Por otra parte, hace unos meses me vine un poco abajo cuando descubrí, por casualidad, que había otra persona que se habia "inspirado" más de la cuenta en uno de mis diseños más característicos (sí, el de la nube con las gotitas de lluvia). Pero bueno, todo eso ya es agua pasada.

Así que hoy me hace muchísima ilusión escribir esta entrada porque, ¡vuelven los cuencos laneros! Entre mis tareas de este mes he reservado un hueco durante las últimas semanas para hacer una pequeña producción de cuencos. Cada uno es especial porque están realizados en el torno por lo que sus formas y medidas varían de unos a otros. Están hechos con una mezcla de arcillas y el resultado ese este acabado tan blanco pero a la vez se pueden distinguir algunas motitas sutiles. También he variado las notas de color: mientras que algunos siguen siendo totalmente blancos, otros llevan alguna pincelada turquesa (se trata de un esmalte que yo misma he creado, no es comercial, sino que he hecho bastantes pruebas con diferentes óxidos hasta lograr la receta del color que tenía en mi cabeza).

Espero que os gusten tanto como a mí. Es como si los hubiese hecho por primera vez. Eso es, he recuperado la ilusión :)


NOTA: aunque no son muchas unidades, me gustaría que estuviesen a vuestro alcance a través de varias vías. Por eso intentaré llevar alguno al We Love Cats Market (29 y 30 de noviembre, Barcelona). También subiré otros pocos a la tienda online (aquí) en los próximos días así que estad atent@s!! Y, para la gente de Coruña o alrededores, también trataré de separar alguno para tenerlo a la venta en mi taller o llevarlo a algún mercado local. Ya sé que es muy pronto para pensar en las Navidades, pero si queréis uno para esas fechas os aconsejo que no os durmáis porque son poquitos y normalmente ¡vuelan!

8 comentarios:

  1. ¡Qué bonito el cuenco, la lana y las fotos! ¡Y qué ganas de ver tu puesto en el We Love Cats Market!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, no sabes qué nervios tengo Laura! Pero son inversamente proporcionales a las ganas de que llegue ese finde! ;) Gracias!

      Eliminar
  2. me gustan los planes de puertas para adentro :)
    el fuego a tierra, las mantitas, no salir de casa jajaja, los calcetines gordiiiitos...

    con ganas de que llegue el we love cats! ;) un abrazo * *

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí también Silvia! ^_^ jejeje

      Un abrazo bonita y hasta pronto!! tic tac*

      Eliminar
  3. A mí también me gustan mucho los planes en casa. Mi casa es mi castillo!
    Me alegro de que te hayas "amigado" con los cuencos laneros otra vez. ¿Qué importa lo que hagan los demás? Seguro que no tienen la delicadeza de los tuyos...

    +besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, verdad? Yo lo que llevo mal son los días seguidos sin luz, como el invierno pasado. Pero por lo demás, me encanta sentir frío, las tardes tranquilas de sofá, mantita, libro...

      Muchas gracias por tus palabras Montse, siempre me sacas una sonrisa :)*

      Eliminar
  4. Qué bonita tu entrada Vero!!
    Me alegro que estés más animada : D tus cuencos laneros son realmente hermosos y ese tono aturquesado!! precioso! cómo me gustaría que nos tomásemos en uno de estos días oscuros ,frios y lluviosos una tacita de té y un bizcocho de manzana : D te mando un abrazo muy muy fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Ishtar! Sí, supongo que era un proceso por el que tenía que pasar para volver con ganas renovadas :)

      Ya sabes que aquí tienes una casa, así que la taza y el bizcocho te estarán esperando siempre *^_^*

      Besos y un abrazo enorme!

      Eliminar