18.11.14

165.

Vuelve la temporada de mercados y, a estas alturas, la Navidad se podría comparar con una melodía que suena de fondo, pero que cada vez va subiendo más su volumen. Todavía queda algo más de un mes pero, un año más, vuelvo a tener la sensación de que, por mucho que anticipe la producción, siempre llego a estas fechas con el tiempo muy justo y el stock muy limitado. Pero claro, si tengo en cuenta que por el camino han ido surgiendo otras cosas y otros compromisos que han hecho que me desviase un poco... ¡pues así estoy de nerviosa!

Si me seguís por facebook, habréis visto que he ido subiendo una especie de diario visual con el que he tratado de mostrar mi día a día en el taller. Estas últimas semanas he tenido la cabeza dividida en mil compartimentos: decidir qué piezas selecciono y cuáles descarto (para los mercados, para la tienda online, para la venta directa), reproducir las piezas que ya conocéis y que más gustan, sin olvidar las largas sesiones de esmaltado y las cocciones cada dos días, así como las clases avanzadas de torno (a veces no sé qué haría sin el respaldo de mi profesor de cerámica de la escuela en la que estudié; sigo recurriendo una y otra vez a él), además de aceptar encargos de última hora, etc. Sin embargo, a pesar de toda esta locura, he buscado la manera de incluir una nueva pieza en mi producción.

La verdad es que su llegada ha sido una suma de circunstancias. Por una parte Lydia (la chica de MAOW de la que ya os he hablado más veces) me había insinuado en un par de ocasiones que sería buena idea crear una jabonera inspirada en los gatos que ella tanto adora. Le estuve dando vueltas a la propuesta en mi cabeza durante unos meses hasta que un día, garabateando en mi libreta, lo vi claro y me puse a hacer pruebas. Las primeras muestras salieron del horno casi por las mismas fechas en las que se publicó la convocatoria para participar en el We Love Cats Market; un mercado solidario que recauda ingresos con el fin de apoyar a las asociaciones centradas en la protección y cuidado de los gatos abandonados de Barcelona, y en el que ya participé el año pasado (aquí). Total, ¡que todo me llevaba a los gatos!

De esta manera fue como nació Michiño (que es como llamamos cariñosamente en gallego a los gatitos) y, aunque ya he ido compartiendo alguna imagen estos días por mis redes sociales, hoy es su presentación en sociedad. Como veis, es un gato muy simpático, algo regordete al que, por supuesto, le gustan los peces! Ha sido creado para usarlo como jabonera, pero ya sabéis que a mí me gusta mucho reinterpretar mis piezas, por lo que creo que también podría usarse como platito para almacenar cosas bonitas.


  =^.^=

Si estáis por Barcelona el fin de semana del 29-30 de noviembre no os podéis perder este mercado porque habrá cosas estupendas, únicas y originales realizadas 100% a mano por gente muy creativa y, además, así podréis ir avanzando las compras de esa navidad que suena a lo lejos ¿no la sentís? ;) Me encantará veros por allí, ¡os espero!


Ps. los que no os podéis acercar al mercado ¡no os preocupéis! He separado algunos Michiños para venderlos a través de la tienda online a mi vuelta de Barcelona y, por supuesto, los que vivís en Coruña también podréis encontrarlos próximamente en MAOW (C/ Cabo Santiago Gómez, nº 6)

3 comentarios:

  1. Catalina y Toñita me dicen que les encantaría tener a Michiño con ellas en casa. Y eso que no es que sean muy sociables, que digamos. Pero es que tienen mucha sensibilidad... ^.^

    Disfruta del mercado en Barcelona y mucha fuerza para esta temporada de trabajo que te espera!

    +besos

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado esta jabonera gato... y tu blog, te ha recomendado Montse Llamas y estoy encantada con el descubrimiento :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rocío y bienvenida a este rinconcito! :)

      Eliminar