18.1.15

172.

Cómo cuesta desprenderse de algunas cosas, sobre todo cuando les tienes un cariño especial. Pero, precisamente para que ese cariño permanezca intacto, hay veces que es necesario soltar amarras. Hay despedidas que pueden ser dulces y éste es el caso.

A partir de mañana estarán a la venta en mi tienda online (aquí) los últimos cuencos del modelo que podéis ver en las siguientes fotos. Sí, son los últimos y eso significa que no volverán a estar disponibles. La razón es muy sencilla: llevo dos años realizándolos -¡he perdido la cuenta de cuántos he hecho!- y, aunque mi producción sea a pequeña escala, quiero que continúen siendo algo especial no sólo para mí sino también para vosotros. Quiero que las personas que me los habéis comprado sintáis, de alguna manera, que tenéis algo único en vuestras manos. Yo no soy una fábrica, no me gusta la idea de producir en serie y, además, quiero ir abriendo las puertas a nuevos productos, evolucionar, crecer... y para ello es necesario ir cerrando algunos capítulos. 

Así que si estabais pensando tener uno de estos cuencos pero por una razón u otra no os decidíais, esta vez, sí que sí, es ahora o nunca ^_^


4 comentarios:

  1. Afortunada me siento de poseer dos de ellos. Los cuidaré como "oro en paño". Gracias por darme la oportunidad de conseguirlos en su momento.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Afortunada soy yo al saber que están tan bien cuidados ;)
      Un abrazo bonita*

      Eliminar
  2. ¡Yo también me siento afortunada de tener uno! Ya tengo ganas de ver con qué nos sorprendres este año. :-)

    ResponderEliminar