22.2.15

176.

Hace poco tuve la ocasión de visitar Londres pero de manera muy fugaz, sólo de paso. Era mi tercera visita a esta ciudad así que se puede decir que más o menos conozco los lugares típicos, más habituales y turísticos. Por eso, esta vez, preferí marcar en el mapa una dirección diferente: el nº 18 de Albion Mews.


Aquí vivió y trabajó Lucie Rie, una de las mejores ceramistas del siglo XX y, para mí, una gran referencia y fuente de inspiración. Me encanta su trabajo por múltiples motivos pero, principalmente, por su elegancia y sencillez (eso tan difícil de alcanzar). Así que pasear un viernes por la mañana por esa calle -casi escondida- que tantas veces habrá recorrido ella, me emocionó muchísimo. Su casa/estudio se encuentra en una especie de callejuela interior donde se ubicaban antiguamente las cocheras. Ahora parece un lugar fantasma, semi-abandonado; está invadida por una frondosa vegetación que oculta incluso esa ventana de la planta baja tras la que en una época, hace mucho tiempo, seguramente se le podría ver trabajar.


Apenas pude sacar un par de fotos decentes, preferí quedarme allí quieta, frente a su puerta, deseando haber podido conocerla... y, quizás, haberle dicho que algún día me gustaría ser como ella. De vuelta, en la calle principal que lleva a uno de los laterales de Hyde Park me alegré de haber encontrado esa pequeña isla en medio de la ciudad y que ésta forme parte de mi mapa personal de Londres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario