20.9.15

194.


Ojalá las horas pasasen sin ser consciente del tiempo. Ojalá que al abrir la puerta del taller pudiese adentrarme en esa habitación de mi cabeza en la que residen la imaginación y la creatividad, las formas, las ideas, y poder perderme en ellas. Que el espacio se convirtiese en refugio, en paréntesis, en vía de escape. Cada pieza que sale de mis manos, es una parte de mí; desde el cuenco más pequeño hasta esa figura que reposa sobre la estantería y que relata una historia pasada. Son parte de mi experiencia vital, de mi manera de relacionarme con el entorno. Por eso ahora todo está quieto, mis manos se rebelan contra el movimiento y mi mente se pierde en una bruma densa. Soñaba con que Septiembre me tendría algo grande preparado y, sin embargo, me he despertado en una realidad diferente, complicada. Ojalá, pasajera.


8 comentarios:

  1. jolín, vero! Nos tendremos que llamar YA, no??

    ResponderEliminar
  2. voy a escribirte un mail. se que no es lo que esperas que pase, pero como es posible que estemos las dos andando por el mismo camino, voy a escribirte un mail :)

    ResponderEliminar
  3. Besiños Verónica y mil colores para los días grises! ;)

    ResponderEliminar
  4. Inevitables nubes. Que pasen pronto y dejen un rastro de esperanza en que se viene algo mejor.
    Un beso.

    ResponderEliminar